lunes, 30 de julio de 2012

Los niños verdes

Una tarde de Enero de 1887, en Banjos, Barcelona (España), algo increíble sucedió. De una cueva, en el campo, salieron dos niños. Los segadores que estaban en el campo trabajando, vieron salir a los niños y se acercaron a ellos porque tenían unas extrañas pintas.
Cuando estuvieron bien cerca, se dieron cuenta de lo espectacular de la situación. La piel de esos niños era verde.
Después de intentar hablar con ellos y no obtener respuesta alguna, los segadores llevaron a los niños a la aldea. Una vez allí, intentaron quitarle ese color verde de la piel, pero no pudieron. Unos médicos les hicieron pruebas y descubrieron que eran exactos a ellos físicamente, excepto por el color de la piel.
Las pruebas no indicaban que estuvieran enfermos. Les ofrecieron comida y bebida, pero los niños rechazaban todo los alimentos a pesar de estar muertos de hambre. Sin embargo, cuando les ofrecieron guisantes los devoraron. Al parecer, solo se alimentaban de eso.

Allí pasaron un tiempo, pero cuando empezaron a comer más cosas a parte de guisantes, el niño murió. La niña se adaptó bien a la nueva vida y poco a poco fue obteniendo un color similar al de los demás humanos.

Años más tarde, comenzó a hablar el idioma y les explicó a los aldeanos de donde procedía. Contó que vivía en lugar donde no había Sol, en el que además de ella y el chico que la acompañaba vivían muchos más. Un día, persiguiendo a las ovejas de su padre, encontraron una cueva. Se adentraron y escucharon el sonido de las campanas. Atraídos por el sonido, se adentraron más y más en la cueva hasta que aparecieron donde estaban los segadores.




Bien, esto podemos creerlo o no. No he encontrado información suficiente como para saber si es verdad o es una invención. Pero no tiene sentido inventarse algo así.
Yo me decanto más por la posibilidad de que sucediese realmente, aunque con varios cambios en la historia. Me resulta muy extraño que seres humanos vean gente verde y los traten tan bien. Puede que todo pasase y que tras la guerra, algún habitante de Banjos sobreviviese y pudiese divulgar la historia.

Me gustaría que fuese real, la verdad sería interesante conocer gente que vive bajo tierra.



No hay comentarios:

Publicar un comentario